Embarazo precoz y no deseado

Se considera embarazo precoz un embarazo en mujeres menores a 20 años en el momento del parto. El embarazo precoz suele ser además un embarazo no deseado que se produce por falta de información o desconocimiento de la joven madre.

Dejando a un lado las connotaciones sociales de este tipo de embarazos, los embarazos en madres adolescentes pueden presentar una serie de problemas añadidos de salud.

Embarazo precoz

Problemas de salud derivados de un embarazo precoz

La medicina moderna ha prevenido con éxito las complicaciones típicas de un embarazo precoz en madres muy jóvenes. Aún así, los embarazos adolescentes conllevan riesgos adicionales de salud tanto para la madre como para el bebé. Estos riegos pueden minimizarse recibiendo atención prenatal temprana que ayude a evitar problemas a lo largo del embarazo.

Entre los problemas de salud más frecuentes se encuentra el hecho de que las madres adolescentes suelen tener una mayor probabilidad de tener presión arterial alta relacionada con el embarazo. Para el futuro bebé, los riesgos incluyen el nacimiento prematuro o un bajo peso al nacer.

Consejos ante un embarazo precoz

Por todo ello, si eres una adolescente embarazada es importante tengas en cuenta los siguientes puntos:

  • Es necesario recibir atención médica prenatal de manera regular durante el embarazo. Esconder el embarazo simplemente puede ocasionar problemas de salud tanto para ti como para tu futuro bebé. Por ello, es importante comunicar el embarazo a la familia desde un primer momento y acudir acompañada a las visitas médicas.
  • A lo largo del embarazo el médico receterá suplementos de vitaminas para mejorar la salud de la madre y prevenir potenciales problemas de salud antes del nacimiento del bebé.
  • No se debe fumar ni beber alcohol durante el embarazo. La madre debe cuidar especialmente los alimentos que toma, siguiendo en todo momento una dieta sana y equilibrada.