Qué es la liposcultura y cuánto cuesta

La lipoescultura es una novedosa técnica quirúrgica que busca eliminar los depósitos de grasa acumulados en determinadas partes del cuerpo. Los más comunes son en el abdomen, en las nalgas, caderas, muslos, rodillas o tobillos.

La lipoescultura también se puede hacer en las mejillas, en el cuello, los brazos o en las manos.

En qué consiste una lipoescultura

Una lipoescultura se realiza con las aspiraciones de la grasa, a través de la introducción de una varilla pequeña, que es hueca, y que se conoce como canulo, que va conectada a una máquina de vacio -o a una jeringa, que es especial para estas operaciones.

Tipos de lipoesculturas

Aunque la técnica es la misma, en la práctica hay distintos tipos de lipoesculturas. Por ejemplo, la lipoescultura seca, que es en la que no hay infiltración. También, hay infiltraciones de suero, en las que se infiltra, más o menos, la misma cantidad de suero, que de grasa que va a ser espirado, para poder sustituirlo. Esta técnica se conoce como lipoescultura tumescente.

En la lipoescultura básica, se realiza una inserción de la cánula, a través de una serie de pequeñas inserciones, que va a realizar el cirujano. La cánula va a romper y aspirar los molestos depósitos de grasas, que se encuentran bajo la piel.

Cuánto cuesta una lipoescultura

Los precios de una lipoescultura varían mucho de un centro estético a otra. Consulta a infórmate bien antes de realizar una lipoescultura. Ten en cuenta que en un tratamiento de lipoescultura se empleará sólo anestesia local o IV, según el tipo de técnica de lipoescultura que nos interese. Hay que prepararse para la operación y, después, hay que seguir un período de recuperación, dentro del cual tiene lugar el “drenaje abierto”.

Cirugía estética y autoestima

Cirugía estética: mejora la autoestimaCada año se realizan en España miles de operaciones de cirugía estética. Los beneficios de este tipo de intervenciones incluyen un aumento de la seguridad en uno mismo y mejoras notables en la autoestima y el amor propio.

A pesar de que este tipo de operaciones no deja de crecer año tras año, muchas personas tienen todavía ideas negativas preconcebidas acerca de aquellos que eligen realizar una operación de cirugía plástica.

Personas más seguras de sí mismas

Si bien la cirugía estética no debería de verse como una panacea para solucionar sentimientos de baja autoestima, sí es importante entender los beneficios psicológicos de este tipo de intervenciones.

La percepción sobre sí mismas de las mujeres que se someten a una operación de cirugía estética varía tras la intervención. Debido a la mejora en la apariencia física, el aumento en la autoestima y los sentimientos positivos acerca de la propia imagen son habituales entre los pacientes.

Aumento de pechos

Tal y como constatan en las Clínicas Diego de León, el aumento de pechos es la operación de cirugía estética más habitual. En todo el mundo miles de mujeres se someten a este tipo de intervención cada año. En recientes estudios realizados a mujeres que se habían sometido a una intervención de aumento de senos se pone de manifiesto que su autoestima había aumentado tras la intervención.

Por otro lado, muchas mujeres que sufren cambios en sus pechos por causas diversas como la lactancia o el proceso natural e inevitable de envejecimiento, optan también por este tipo de intervención. En estos casos, las mejores en la autoestima y en sus relaciones de pareja son aún más evidentes.

Mejoras en la relación de pareja

Destaca el hecho de que en la mayoría de las mujeres sus relaciones de pareja también habían mejorado sensiblemente. De este modo, los estudios concluyen que una intervención de cirugía plástica puede mejorar el amor propio, la autoestima además de producirse mejoras en distintas facetas de la vida.

Hilos de oro

Estética: hilos de oroLos hilos de oro es un tratamiento del campo de la Estética para combatir la flacidez, sobre todo del rostro y el cuello.

Este tratamiento estético consiste en la inserción subdérmica de hilos de oro de 24 quilates, a modo de malla; estos hilos que son tan finos como un cabello, estimulan el colágeno y la elastina de la piel. Lo que se traduce, después de cierto tiempo en una nueva tensión en la piel.

Estética: hilos tensores

El uso de hilos tensores en tratamientos para la belleza se ha ido innovando y con la utilización de nuevos materiales. Además de los hilos de oro, existe otro tipo de tratamiento llamado hilos rusos, donde en vez del oro, se utiliza el propileno. El propileno es un hilo sumamente resistente e imperceptible al tacto. El objetivo de ambos tratamientos es el mismo, recolocar los objetivos donde estuvieron originalmente.

El tratamiento con hilos rusos consiste en la implantación de una cánula de hilos de propileno; esa cánula servirá de guía para introducir los hilos que luego se tensarán para levantar las zonas de la cara que están afectadas por la flacidez. El propileno es absorbible, biodegradable, resiste las tensiones musculares del rostro y no suele provocar reacciones alérgicas.

Ambas técnicas de hilos tensores son efectivas para levantar los pómulos, el mentón, la papada y para definir el óvalo facial. Hay que tener en cuenta que los hilos no son lo suficientemente fuertes para sostener tejidos muy pesados como los glúteos.