Exceso de grasa en el cuerpo

Dieta rica en grasasEl tejido adiposo es la acumulación de grasa en distintas zonas del cuerpo; un exceso de tejido adiposo conlleva problemas de salud.

Tipos de grasa corporal

La grasa es una forma eficiente que tiene el cuerpo de guardar energía. El exceso de grasa aumenta el riesgo de sufrir diversas enfermedades, entre las que destacan la hipertensión y la diabetes. Cuando nuestra dieta es rica en grasa, ese exceso de grasas se acumula en distintas partes del cuerpo:

  • La grasa subcutánea es la grasa que se acumula debajo de nuestra piel y la que normalmente perdemos con más facilidad cuando hacemos ejercicio. Los hombres tienden a almacenar más grasa en la barriga y el torso; las mujeres tienden acumular grasa subcutánea en caderas y muslos.

  • La grasa visceral se almacena alrededor de los órganos y un exceso de este tipo de grasa supone un problema de salud grave. La grasa visceral suele ser consecuencia de un exceso de grasa subcutánea: una “barriga cervecera” es un aviso del problema de salud que puede venir después.

  • La grasa muscular se aprecia en personas obesas: la grasa se deposita entre las fibras musculares y puede causar diabetes.

La causa del sobrepeso en Occidente

El ejercicio físico no adelgazaUna de las creencias más extendidas es la que afirma que la causa del sobrepeso y la obesidad es debida al estilo de vida sedentario y la falta de ejercicio físico.

Gasto de energía

Recientes estudios han demostrado que el gasto de energía entre países desarrollados y países no desarrollados es prácticamente el mismo. Esto viene a contradecir la hipótesis que afirma que el problema de que haya cada vez más personas con sobrepeso y obesidad no es que consumamos más alimentos o que sean más calóricos, sino que hacemos menos ejercicio.

El ejercicio físico para adelgazar

Cuando una máquina de correr o una bicicleta estática nos indican que hemos consumido X calorías, la máquina olvida un factor muy importante: la tasa de metabolismo basal, que deberíamos sustraer a las calorías quemadas. Es decir, si quemamos 100 calorías según la máquina, tendríamos que restarle, las 60 o 70 que habríamos quemado simplemente aunque no hubiéramos hecho absolutamente nada.

A esto hay que sumarle el hecho de que la práctica de deporte o ejercicio físico abre el apetito de muchas personas, por lo que las calorías quemadas se recuperan con facilidad.

Si bien el ejercicio físico es un hábito saludable que contribuye a un mejor estado de salud general, quizás no sea el método más efectivo para adelgazar.

Una dieta sana es la clave para adelgazar

Todo parece indicar que el motivo fundamental por el que ganamos peso es nuestra alimentación y no la falta de actividad física. En definitiva, ganar peso excesivo vendría determinado por la elección de ciertos alimentos que tienen una baja capacidad nutritiva y una alta palatabilidad; su alta palatibilidad hace que aumente nuestra apetencia por ingerir una mayor cantidad de alimentos de este tipo.

Causas de la obesidad

Causas de la obesidadLas causas de la obesidad son diversas: genéticas, metabólicas, culturales e incluso psicológicas.

En la mayoría de los casos, la obesidad y el sobrepeso se deben a un desequilibrio energético: el número de calorías consumidas es mayor al número de calorías utilizadas, por lo que éstas se acumulan en forma de grasa en nuestro cuerpo. Las causas de este desequilibrio son dos:

  • Por un lado el consumo de alimentos ricos en grasas, en especial los alimentos procesados y las carnes rojas.
  • Por otro lado, los hábitos de vida sedentaria impiden que se queme el exceso de grasas.

Sin embargo, en una pequeño número las causas de la obesidad pueden deberse a otros factores:

  • Factores genéticos o familiares: los padres pueden pasar problemas de salud a sus hijos a través de los genes; pero más importante son los malos hábitos de vida y alimentación que los padres comparten con sus hijos: comer en exceso alimentos ricos en grasas y calorías, falta de actividad física, …
  • Factores culturales: en los países desarrollados es habitual comer más de lo que nuestro cuerpo necesita junto a todo tipo de facilidades (transportes, electrodomésticos, escaleras mecánicas, …) que reducen nuestra actividad física diaria notablemente.
  • Los factores psicológicos son una de las causas más importantes de la obesidad: ansiedad, estrés, tristeza o malestar nos pueden hacer recurrir a comer impulsivamente o en exceso.
  • También existen factores metabólicos que pueden causar obesidad. En particular, una disfunción de la tiroides puede ser causa de obesidad hipotiroidea.