Masaje hawaiano

El masaje hawaiano Lomi Lomi consigue a través de una serie de movimientos rítmicos relajar los músculos y las articulaciones.

El masaje hawaiano es a la vez relajante y estimulante. Sin embargo, el principal objetivo de este masaje es restablecer el equilibrio entre cuerpo y espíritu, lo que le permite encontrar paz y bienestar a la persona que recibe el masaje.

Hay cuatro puntos cardinales en los que esta técnica basa y sus conceptos son: la respiración, la danza, la música y el sentimiento. Aunque el factor más importante puede ser considerado como el océano; de hecho, todos los movimientos fueron suscitados por el ciclo de las olas.

El masaje Lomi Lomi empieza en el cuello y sigue por la espalda, pasando por los brazos, manos, piernas y pies.

En el pasado, el masaje hawaiano era considerado un ritual sagrado que se creó sólo como un remedio curativo y que se ha transmitido de padres a hijos. La popularización del masaje en los Estados Unidos y luego el resto del mundo se debe a la sensualidad y beneficios de este tipo de masaje.

Masaje hawaiano: indicaciones

El masaje hawaiano es beneficioso para el sistema linfático, sistema circulatorio, los músculos respiratorios y las articulaciones. El masaje Lomi Lomi también garantiza una sensación de relajación y bienestar sin igual ya que actúa sobre el sistema nervioso como un puente entre el cuerpo y el espíritu. Por ello también se utiliza el masaje hawaiano para combatir el estrés, la depresión y el estado de ánimo decaído en general.