Embarazo precoz y no deseado

Se considera embarazo precoz un embarazo en mujeres menores a 20 años en el momento del parto. El embarazo precoz suele ser además un embarazo no deseado que se produce por falta de información o desconocimiento de la joven madre.

Dejando a un lado las connotaciones sociales de este tipo de embarazos, los embarazos en madres adolescentes pueden presentar una serie de problemas añadidos de salud.

Embarazo precoz

Problemas de salud derivados de un embarazo precoz

La medicina moderna ha prevenido con éxito las complicaciones típicas de un embarazo precoz en madres muy jóvenes. Aún así, los embarazos adolescentes conllevan riesgos adicionales de salud tanto para la madre como para el bebé. Estos riegos pueden minimizarse recibiendo atención prenatal temprana que ayude a evitar problemas a lo largo del embarazo.

Entre los problemas de salud más frecuentes se encuentra el hecho de que las madres adolescentes suelen tener una mayor probabilidad de tener presión arterial alta relacionada con el embarazo. Para el futuro bebé, los riesgos incluyen el nacimiento prematuro o un bajo peso al nacer.

Consejos ante un embarazo precoz

Por todo ello, si eres una adolescente embarazada es importante tengas en cuenta los siguientes puntos:

  • Es necesario recibir atención médica prenatal de manera regular durante el embarazo. Esconder el embarazo simplemente puede ocasionar problemas de salud tanto para ti como para tu futuro bebé. Por ello, es importante comunicar el embarazo a la familia desde un primer momento y acudir acompañada a las visitas médicas.
  • A lo largo del embarazo el médico receterá suplementos de vitaminas para mejorar la salud de la madre y prevenir potenciales problemas de salud antes del nacimiento del bebé.
  • No se debe fumar ni beber alcohol durante el embarazo. La madre debe cuidar especialmente los alimentos que toma, siguiendo en todo momento una dieta sana y equilibrada.

Adelgazar después del parto

Si bien es difícil determinar el peso ideal durante el embarazo, los kilos recuperados pueden empezarse a adelgazar después del parto. En general, una mujer ha ganado al final del embarazo entre 9 y 12 kilos.

El peso ideal durante el embarazo

Aunque algunos factores como la edad, los hábitos alimentarios y la actividad física pueden variar la media. El aumento de peso es constante durante el embarazo. Es normal no ganar mucho de peso durante el primer trimestre: hasta puede suceder que la futura mamá pierda un poco de peso a causa de las náuseas matutinas.

Aumento de peso durante el embarazo

Es durante el segundo trimestre y en especial el tercero, cuando el aumento de peso resulta más notable. Sin embargo, eso no quiere decir que exista sobrepeso, algo que hay que evitar, ya que aumenta el riesgo de complicaciones durante el embarazo, el parto y el postparto. Para luchar contra el sobrepeso durante el embarazo, la mejor solución es consultar a un médico que le recete un plan nutricional que se ajuste a sus necesidades. En general, es recomendable tener una dieta completa y variada, con muchas frutas y verdades que son alimentos ricos en vitaminas y minerales. Sin olvidar la actividad física compatible con el embarazo.

Dieta después del parto

Después del parto, la mejor manera para adelgazar sigue siendo llevar una dieta sana: frutas, verduras, carne sin grasa, cereales, poca sal, evitar los dulces y beber siempre agua o infusiones. Y de nuevo resulta muy importante hacer ejercicio físico, al menos 30 minutos diarios. Existen también cremas reductoras y reafirmantes para la barriga que ayudarán también a evitar las estrías.

Menopausia precoz

La menopausia sucede a todas las mujeres en algún momento de su vida. Siempre cosiste en el fin de la edad fértil, pero se distinguen distintos tipos de menopausia de pendiendo de si se produce por causas naturales o no.

Aunque la menopausia suele suceder en torno a los 50 años, existen casos en los que se produce en otras edades. Este es otro criterio utilizado para hablar de distintos tipos de menopausia.

Menopausia natural

Se denomina menopausia natural a aquella que sucede a todas las mujeres alcanzada una edad. Se debe a la disminución de la producción estrógenos y progesterona.

Los estrógenos y progesterona son hormonas femeninas producidas en su mayoría en los ovarios, auque también un mínima parte en la glándula suprarrenal. Ambas hormonas influyen en la llegada de la menopausia.

Estrógenos y progesterona regulan el proceso de menstruación normal que se produce en la mujer. Al reducir su número la función ovulatoria se ve mermada hasta que deja de producirse.

Menopausia precoz

Lo normal es que la menopausia se produzca en torno a los 50 años, pero puede producirse antes de los 40 años sin necesidad de haber sufrido ninguna intervención quirúrgica o recibido algún tratamiento que la pudiese provocar. En estos casos se hablan de menopausia precoz.

Las causas para que se adelante este proceso pueden ser genéticas, pues suele afectar a las mujeres de familias enteras. Otras causa podría ser la existencia de algún tipo de trastorno hormonal.

Menopausia inducida

Antes o después de los 50 años se puede producir una menopausia inducida. Se trata de aquella que no se produce de forma natural sino como consecuencia de un tratamiento o intervención quirúrgica.

Dentro de este tipo de menopausia la causa más frecuente es la realización de una histerectomía. Se trata de una operación quirúrgica en la que se extirpa el útero.

Diabetes gestacional

La diabetes gestacional es un trastorno del metabolismo que puede surgir durante el embarazo. Cosiste en la alteración en los niveles de azúcar o glucosa en la sangre.

La diabetes gestacional es debida a una anomalía en la producción o funcionamiento de una hormona que recibe el nombre de insulina. Este tipo de diabetes suele desaparecer después del parto.

Existe también la posibilidad de que la diabetes existiese previamente a la gestación y se haya manifestado por primera vez durante la gestación. En este caso no se trata de diabetes gestacional y suele persistir una vez finalizado el embarazo.

Diagnóstico de la diabetes gestacional

Puesto que no suele mostrar síntomas es necesario la realización de una prueba que recibe el nombre de test de O´Sullivan entre las semanas 24 y 28 del embarazo.

En algunos casos esta prueba se realiza o se repite o en otros momentos si la mujer presenta alto riesgo de padecer esta enfermedad.

La prueba consiste en ingerir una determinada cantidad de glucosa. Pasada una hora se realizará un análisis de sangre para comprobar los niveles de glucosa.

Se considera que el test es positivo si la cantidad es superior a 140mg/dl. En este caso la prueba suele volver a repetirse al cabo de unas horas con el fin de confirmar el diagnóstico.

Riesgos de padecer esta enfermedad

Aunque este trastorno puede aparecer en cualquier mujer durante el embarazo, existen ciertos factores que se consideran como de mayor riesgo:

  • Tener antecedentes familiares de padecimiento de diabetes.
  • Padecer sobrepeso u obesidad.
  • Tener más de 35 años.

Tratamiento de la diabetes gestacional

Debido al riesgo que suponen muchos medicamentos, normalmente se evita el tratamiento farmacológico a no ser que lo exija la gravedad. Las embarazadas tienen que seguir pautas como las siguientes:

  • Dieta impuesta por un especialista baja en azúcares.
  • Práctica regular de ejercicio.
  • Realización de controles de azúcar de forma regular.

 

Las mujeres que padecen diabetes gestacional durante el embarazo corren el riesgo de volver a sufrir diabetes en un próximo embarazo o en algún otro momento de su vida.

Uno de los riesgos que corren los bebés de madres con este trastorno es el de aumentar demasiado su peso y tamaño, lo que podría ocasionarles más problemas durante el parto.

El final del embarazo y el parto

El parto es el momento en el que el nuevo ser viene al mundo. En el caso de los humanos se produce normalmente tras cuarenta semanas de gestación. Si acontece antes de la semana 37 se considera parto prematuro.

Es un momento crucial para la madre y el hijo que pasan por momentos decisivos. Aunque existen riesgos para ambos, si todo sale bien la naturaleza llegará felizmente a su curso y una nueva vida habrá comenzado.

Tipos de partos

 

Según su duración, la forma en que se produzca o el lugar donde se desarrolle se distinguen distintos tipos de partos:

  • Parto natural : aquel que llega a su término entre las 38 y 42 semanas y el nacimiento se produce sin uso de anestesias.
  • Parto por cesárea : aquel en el que existe alguna imposibilidad o riesgo para que el nacimiento se produzca vía vaginal. Se anestesia a la embarazada y el niño se extrae a través de un corte en el abdomen.
  • Parto en el agua : es una modalidad a la que recurren cada día más mujeres. Parece que este medio favorece la relajación de la madre y le hace sentir menos dolor. Sus partidarios consideran que la llegada al mundo del bebé es menos traumática al continuar inicialmente en un medio líquido.

Fases del parto

Desde el inicio del parto hasta el nacimiento del niño pueden transcurrir hasta 24 horas en la madres primíparas (primerizas), y no más de 10 horas en las multíparas (las que ya han tenido más hijos).

Se considera que el parto comprende desde la aparición de contracciones regulares hasta el momento en que la madre, después de traer a su hijo al mundo, expulsa la placenta y otros restos.

Algunos especialistas hablan de una fase previa denominada pródromos del parto que son unas contracciones más intensas que las de Braxton Hicks. Algunas mujeres las confunden con el inicio del parto.

En este periodo localizado unos días antes del parto suele comenzar a producirse el acortamiento del cuello uterino.En la evolución del parto se suelen distinguir normalmente tres fases.

Fase de dilatación

En ella se suele producir la expulsión del tapón mucoso del útero, que protege de infecciones durante la gestación El cuello uterino comienza a dilatarse y la madre siente contracciones. Éstas son cada 15 ó 20 minutos mientras la dilatación es de 2 ó 3 centímetros.

En este momento el cuello del útero continua su proceso de acortamiento, denominado borramiento. Las contracciones se harán más frecuentes (5 minutos) y seguirán aumentando hasta quedar distanciadas por sólo 2 ó 3 minutos.

El proceso de dilatación se considera completado cuando se alcanzan los 10 centímetros. Durante este periodo se produce generalmente la rotura de aguas, que implica la expulsión del líquido amniótico albergado en la placenta.

Fase de expulsión

 

Es aquella en que el bebé abandona el útero materno y sale al exterior. Generalmente el nacimiento se produce a través de la vagina.

Lo normal es que el niño esté colocado con la cabeza hacia abajo y la cara orientada hacia la espalda de su madre. Si esto no es así, pueden producirse complicaciones.

Si el niño por ejemplo no está colocado con la cabeza hacia abajo, suele practicarse una cesárea. Consiste en realizar un corte en la parte inferior del abdomen por donde se extraerá al niño, tras aplicar anestesia a la madre.

En esa fase es también frecuente que el ginecólogo realice una epistonia que consiste en un corte en el periné (parte externa de la pelvis) con el fin de evitar desgarros espontáneos.

A veces para ayudar a la salida del niño se recurre a otro tipo de instrumental como los fórceps. Se trata de una especie de pinzas que sirven para ayudar a girar y extraer la cara del niño.

El uso de los fórceps puede acarrear secuelas en el feto por lo que su uso se reduce a los casos en que el parto se prolonga mucho o presenta alguna dificultad que podría causar sufrimiento fetal al bebé.

En algunos casos, aunque menos, se usan ventosas que se adhieren a la cabeza del niño y ayudan a su extracción. El uso de las mismas también implica riesgos y sólo se utilizan en circunstancias que lo exijan.

Fase de alumbramiento

Se denomina al periodo que media entre el nacimiento del niño y la expulsión por parte de la madre de la placenta y otros restos del proceso de gestación. Si la expulsión de estas sustancias y tejidos no se produce de forma espontánea, será necesaria la intervención médica.

En el caso de que se haya realizado una epistonia o corte el médico procederá también en este tiempo a realizar la sutura del mismo.

La epidural durante el parto

El uso de anestesias como la epidural durante el parto se ha generalizado en los últimos años con el fin de evitar el dolor. Su aplicación se realiza a través de un pinchazo y la introducción de un catéter (tubo fino y alargado) entre dos vértebras en la parte inferior de la espalda.

A través del catéter se administrarán pequeñas dosis de anestésicos que dormirán la parte inferior del cuerpo. En general se considera que su uso no implica riesgos para el feto.

Entre los riesgos que corre la madre está que durante el pinchazo se produzca accidentalmente una punción mayor de la deseada que provoque la pérdida de líquido cefalorraquídeo. Esto conllevaría dolores de cabeza y mareos una vez desaparecidos los efectos de la anestesia.

Algunos detractores del uso de esta anestesia en el parto argumentan que la fuerza que ejerce la madre para colaborar en la expulsión del niño no es la misma, También aducen que el uso de la epidural aumenta el número de cesáreas y el uso de instrumentos como los fórceps.

Edad de la menopausia

La menopausia es el nombre que se da al periodo de la vida de una mujer en que deja de ser fértil y tener la menstruación. Es un proceso natural que suele ocurrir en torno a los 50 años. En edades más tempranas se habla de menopausia precoz.

Sea cual sea la edad, la menopausia es una etapa llena de cambios para la mujer. La menopausa provoca síntomas físicos y fisiológicos de mayor o menor gravedad dependiendo de cada caso.

Perimenopausia

Antes de que realmente se produzca la menopausia, existe una etapa anterior en la que la mujer comienza a sentir los síntomas premenopáusicos.

En esta fase suelen producirse alteraciones en la menstruación como la irregularidad de los ciclos o la mayor duración de los periodos. Esta etapa previa recibe el nombre de perimenopausia o climaterio.

Síntomas de la menopausia

Las mujeres padecen muchos trastornos como consecuencia de la menopausia. En la etapa previa ya se comienzan a notar algunos, aunque las mayores molestias se localizan en los primeros años de menopausia:

  • Dolores de cabeza habituales.
  • Sofocos.
  • Irritabilidad y cambios de humor.
  • Sequedad vaginal y molestias en las relaciones sexuales.
  • Aparición de manchas en la piel.

Enfermedades relacionadas con la menopausia

La enfermedad más relacionada con la menopausia es la osteoporosis, que consiste en la disminución de la densidad de los huesos y por tanto el aumento de la fragilidad de los mismos.

Se produce como consecuencia de la elevada cantidad de calcio que se pierden en los primeros años de menopausia. El riesgo de sufrir diversas fracturas aumenta en gran número.

Tratamiento para la menopausia

 

En algunos casos los especialistas recomiendan tratamientos hormonales a las mujeres con el fin de reducir los síntomas derivados de la menopausia. Consiste en administrar estrógenos o combinaciones de estrógenos y progesterona.

En muchos casos estas hormonas se aplican a través de parches cutáneos; la piel es la encargada de absorber las hormonas. No todos lo especialistas están a favor de estos tratamientos por sus posibles efectos secundarios.

Ligadura de trompas

La ligadura de trompas es un método anticonceptivo que requiere intervención quirúrgica. Estos procedimientos suelen ser irreversibles y por ello sólo son recomendables para personas adultas que han pensado, reflexionado y decidido que ya no desean tener más hijos.

Además de los métodos anticonceptivos temporales, existe la posibilidad tanto en el hombre como en la mujer de mediante un procedimiento quirúrgico poner fin a su fertilidad.

Intervención para realizar una ligadura de trompas

 

 

Es una intervención quirúrgica que se realiza a las mujeres que voluntariamente quieren renunciar a la capacidad de concebir. Supone un ingreso hospitalario y la utilización de anestesia general.

La operación consiste en obstruir las trompas de Falopio. Con esto se impide que el óvulo llegue al útero y se evita el encuentro entre éste y el espermatozoide.

Esta intervención no implica que la mujer deje de ovular, pues la menstruación se seguirá produciendo hasta la menopausia. Tan sólo se impide que el óvulo sea fecundado.

Se realiza por laparoscopia, introduciendo un tubo fino y flexible acompañado de una lente que transmite imágenes al exterior por las que se guía el cirujano en la intervención.

Es una operación permanente y las posibilidades de que la mujer recupere su fertilidad son muy escasas. Requeriría someterse a otra intervención quirúrgica.

La Píldora del Día Después

 

La Pastilla Anticonceptiva de Emergencia (PAE) o píldora del día después es un tratamiento hormonal que se toma en una o dos dosis y que impide la ovulación o que el óvulo sea fecundado, dependiendo del momento del ciclo en que se tome.

Se usa en los casos en que se han mantenido relaciones sin protección o se ha producido algún fallo en el método anticonceptivo utilizado. Debe tomarse dentro las 72 horas posteriores a la relación.

Se vende en las farmacias, pero sólo con receta médica. Su éxito disminuye cuanto más tiempo se tarde en tomarla. Aunque no se le conocen graves efectos secundarios, es un método para casos urgentes. Si se usase habitualmente perdería eficacia y podría, por ejemplo, causar trastornos en la menstruación.

Causas de la infertilidad en las mujeres

La fertilidad es la capacidad de los seres humanos de reproducirse y continuar la especie. La esterilidad o infertilidad en las mujeres es la insuficiente capacidad natural para producir un embarazo o llegar a dar luz a un nuevo ser.

La esterilidad o infertilidad completa en las mujeres es muy poco frecuente. En la mayoría de los casos se trata de problemas que gracias a la ayuda médica y los avances de la ciencia tienen solución.

Entre las causas de las enfermedades y trastornos que disminuyen la capacidad de procrear en hombres y en mujeres están los desajustes hormonales, el estrés y el consumo de tabaco, alcohol y otras sustancias nocivas. Pero estos factores no son los únicos.

Infertilidad y esterilidad: causas distintas

Aunque infertilidad y esterilidad se utilicen como sinónimos para designar la no capacidad de tener hijos, en el uso estrictamente médico existen diferencias entre ambos términos.

La esterilidad es la incapacidad de una pareja de lograr un embarazo después de mantener relaciones sexuales sin protección anticonceptiva al menos durante un año. La infertilidad se refiere a la incapacidad de llevar a su término un embarazo después del mismo periodo de tiempo.

Causas de infertilidad en las mujeres

 

Las causas de infertilidad en las mujeres son muy diversas, entre ellas pueden encontrarse enfermedades o trastornos como la endometriosis o la obstrucción en las trompas de Falopio.

En otros casos, los problemas para concebir se cree que no derivan de ninguna enfermedad concreta sino de la edad o de hábitos de vida nocivos para la salud como ser fumadora.

Edad como causa de infertilidad femenina

 

El retraso del momento de la concepción se considera un factor que aumenta los problemas de infertilidad. A partir de los 35 años la tasa de mujeres afectadas por este problema se incrementa de forma considerable.

Por otra parte, con la edad también aumentan de forma considerable los riesgos que pueden surgir durante el embarazo que pueden provocar un aborto o causar alguna anomalía en el feto.

Trastornos en la ovulación

Tanto la anovulación que es la ausencia de ovulación como las irregularidades en la menstruación pueden ser causa de esterilidad en muchas mujeres.

Los trastornos en la ovulación pueden estar producidos por el padecimiento de una anemia prolongada o por alguna otra enfermedad. Así, por ejemplo, las mujeres con ovarios poliquísticos, es decir, que tienen quistes en los ovarios.

Obstrucción de las trompas de Falopio

Es una de las causas más frecuentes de infertilidad y puede producirse por diferentes motivos como infecciones pélvicas, por ejemplo. Suele detectarse a través de la realización de una histerosalpingografía.

No genera síntomas, pero suele causar embarazos ectópicos que son aquellos en que el óvulo fecundado no puede entrar en el útero y se queda en su exterior.

Trastornos en el endometrio

Recibe el nombre de endometrio el tejido que reside en el interior del útero, concretamente en las paredes de este. Uno de los trastornos más frecuentes que sufre este tejido es la endometriosis.

La endometriosis es una enfermedad que consiste en que el tejido endométrico o del útero crece fuera de él en los ovarios o en las trompas de Falopio, causando diversos trastornos como la obstrucción de éstas.

Problemas en el útero

Las anomalías o trastornos relacionados con el útero son los más frecuentes como causas de infertilidad en las mujeres. La detección de estos problemas se realiza a través de pruebas como ecografías, entre otras.

Entre los problemas que pueden surgir están las anomalías en la forma, la presencia de miomas (tumores benignos) o cualquier otro trastorno que pueda impedir el correcto desarrollo del feto en el interior del útero.

Diagnóstico y tratamiento de la infertilidad

Los problemas de infertilidad para concebir hijos deben ser consultados con un médico especialista. Después de un año o año y medio manteniendo relaciones sin protección anticonceptiva se considera que es momento de pedir ayuda médica.

Detectar el problema de infertilidad en la mujer o el hombre y encontrar la solución requiere someterse a diversas pruebas y a veces realizar algún tipo de tratamiento.

Pruebas realizadas a las mujeres

  • Ecografía : es una técnica de rayos X que permite ver los órganos internos del aparato reproductor femenino. A través de este medio pueden detectarse anomalías en la posición o forma del útero y los ovarios, la presencia de quistes y otros trastornos.
  • Análisis hormonal : para determinar la normalidad o no en los niveles de ciertas hormonas como la progesterona.
  • Laparoscopia : un tubo flexible con una pequeña cámara trasmite imágenes a un monitor de los órganos internos. Se introduce a través de una pequeña incisión en el abdomen. Permite detectar enfermedades como la endometriosis. Normalmente se requiere anestesia general.
  • Histerosalpingografía : consiste en la utilización de rayos X y una sustancia contrastiva. Detecta entre otras cosas la obstrucción de las trompas de Falopio y anomalías en el interior del útero.
  • Biopsia de endometrio : consiste en extraer una muestra del tejido que recubre el interior del útero para su posterior análisis. Suele realizarse unos días después de la ovulación para, entre otras cosas, medir los niveles de progesterona.
  • Análisis del moco cervical y test-postcoital: en la cerviz se produce una sustancia mucosa que es necesario que posibilite el paso de los espermatozoides. Suele realizarse un análisis a las pocas horas de mantener relaciones en los días previos a la ovulación y valorar la presencia de anticuerpos espermáticos.
  • Histeroscopia : consiste en introducir un tubo acompañado de una lente en el interior del útero para obtener imágenes directas del interior de la cavidad uterina.

Tratamiento

  • Tratamiento farmacológico : es recetado al hombre o la mujer según de quien provenga el problema.
  • Inseminación artificial : consiste en la introducción del semen tratado previamente en el ovario. Se realiza en los días previos a la ovulación.
  • Fecundación in vitro : la fecundación del óvulo con el espermatozoide se realiza fuera del cuerpo de la mujer. Algunos de los óvulos fecundados se introducen en el útero, los otros suelen congelarse para un futuro tratamiento.
  • Inyección de espermatozoides : es similar a la fecundación in vitro, pero se inyecta un único espermatozoide dentro de cada óvulo. La ventaja es que no se necesita gran cantidad de esperma y que incluso éste se puede obtener mediante biopsia testicular.
  • Donación de óvulos o de esperma : consiste en utilizar los óvulos o espermatozoides de otra persona.

Pruebas en el embarazo

El embarazo es un periodo delicado tanto para la madre como para el feto por eso las visitas al especialista son imprescindibles; durante estas visitas se realizan distintas pruebas o tests para conocer la evolución del embarazo. 

La especialidad médica que se ocupa del desarrollo del embarazo dentro de la ginecología es la obstetricia. Las revisiones médicas y la realización de numerosas pruebas tienen como fin comprobar que no se producen anomalías en el estado de salud de la madre y que el desarrollo del feto es normal.

Pruebas en las primeras semana del embarazo

Las primeras doce semanas del embarazo son las que se corresponden con el primer trimestre del embarazo. La primera visita al ginecólogo u obstetra debe producirse al inicio de la gestación y repetirse de forma mensual con el fin de realizar pruebas como las siguientes:

  • Examen general de salud.
  • Ecografías para visualizar el interior del útero y comprobar que todo está normal. Éstas se repetirán gradualmente durante todo el proceso de gestación.
  • Analíticas para conocer el estado de salud, comprobar los niveles hormonales y detectar enfermedades infecciosas como la rubéola o la toxoplasmosis.

Pruebas de la semana 13 a la 26 del embarazo

Las visitas médicas suelen producirse cada 15 días. Al principio de este segundo trimestre se realizan algunas pruebas para detectar problemas en el desarrollo del feto. Son necesarias sobre todo en las mujeres mayores de 35 años. Algunas de estas pruebas son:

  • Triple Screening : es un análisis de sangre que determina las posibilidades de que el bebé sufra algún tipo de alteración cromosómica.
  • Amniocentesis : consiste en una punción abdominal mediante la que se extrae líquido amniótico para su posterior análisis. La realización de esta prueba conlleva entre otros el riesgo de aborto. Sirve, por ejemplo, para determinar si el feto desarrollará el Síndrome de Down.
  • Test de O`Sullivan : se utiliza para detectar la diabetes gestacional. Se trata de un tipo de diabetes que surge por vez primera durante la gestación y que luego puede volver a desaparecer. Suele realizarse al final del segundo trimestre.

Pruebas en las últimas semanas del embarazo

Las visitas al especialista se producen casi de forma semanal en este tercer trimestre del embarazo. Al igual que en toda la gestación se realizan pruebas como ecografías para controlar la normalidad del proceso y análisis para vigilar el buen estado de la madre.

A medida que se acerca el momento del parto se comprueba el estado de la placenta, la cantidad de líquido amniótico para actuar en caso de que se produzca alguna anomalía importante.