La cerveza es saludable

En pleno festival Oktoberfest, la cerveza vuelve a estar en el centro de atención debido a sus propiedades saludables. Ya no se trata solamente de saber si la cerveza engorda más o menos, sino de establecer si la cerveza es buena consumida con moderación, hasta el punto de poder ser incluida en la dieta mediterranea.

Por un lado, la habitual caña de 200 mililitros aporta únicamente 84 kilocalorías, por lo que el consumo de una cerveza diaria supone un pequeño porcentaje de la ingesta calórica diaria recomendada (se recomiendan unas 2.000 calorías para las mujeres y 2.500 para los hombres).

Por otro lado, diversos estudios europeos (los mal pensados dirán que están pagados por la industria cervecera pero no es así) han indicado que las bebidas de baja graduación alcohólica, como en este caso la, pueden formar parte de una dieta saludable siempre y cuando no se excedan los 20 o 30 gramos de alcohol al día (entre 2 y 3 cañas de cerveza).

Además, la investigación indica que la presión arterial tampoco se ve influida por el consumo de cerveza, afirmación que coincide con resultados obtenidos en otros estudios. En contra de la creencia popular, dichos estudios mostraban una correlación inversa entre consumo moderado de alcohol y riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares.

¿Y qué pasa con la barriga cervecera?

El reciente estudio realizado conjuntamente por el departamento de Nutrición de la Facultad de Farmacia de la Universidad Complutense de Madrid y la Academia Española de Nutrición (AEN) ha desmentido el mito de que la cerveza es la responsable de la llamada ‘barriga cervecera’. Este estudio pone de manifiesto aquellas personas que tienen un consumo habitual y moderado de cerveza tienen una composición corporal más adecuada que los que no la toman; y esto es especialmente cierto en el caso de los hombres.

Se indica además que las personas que consumen cerveza de manera moderada y habitual podrían tener una mayor protección antioxidante procedente del lúpulo y de la malta con la que se elabora la cerveza, hasta el punto de que el contenido en isohumulonas podría tener efectos antioxidantes y protectores frente a diferentes enfermedades. Además, la cerveza actúa como regulador del colesterol ya que su consumo implica un aumento de la concentración del llamado colesterol bueno (colestero HDL) y una disminución del llamado colesterol malo (colesterol LDL).

¿Cuáles son las causas entonces de la mal llamada barriga cervecera?

Los causantes podrían ser otros factores, como los hábitos alimentarios incorrectos, el estilo de vida sedentario, el tabaquismo y diversos componentes genéticos. Todos ellos podría favorecer la aparición de la barriga cervecera o incluso de la obesidad, pero no la cerveza consumida.

La cerveza es buena pera el colesterol

La cerveza es buena pera el colesterolUn reciente estudio de la American Chemical Society destaca que la cerveza es buena para el colesterol además de serlo también para el corazón.

Brindar con cerveza también protege frente al infarto de miocardio ya que el estudio resalta que beber un vaso diario de cerveza produce cambios bioquímicos en la sangre que ayudan a prevenir la eventualidad de un infarto.

Un grupo de expertos sometieron a 48 hombres con enfermedad coronaria y una edad comprendida entre los 46 y los 72 años a una dieta que incluía una sola cerveza al día por espacio de un mes. Compararon su evolución con la de otro grupo de características similares que bebió sólo agua.

Los expertos descubrieron con asombro que los bebedores de cerveza tuvieron una disminución más pronunciada de los niveles de colesterol y aumento de antioxidantes. Dicho estudio demostró, además, que un consumo moderado de alcohol produce cambios estructurales en el fibrinógeno, una proteína sanguínea responsable de los coágulos, inhibiendo su capacidad coagulante.

Los investigadores subrayaron el hecho de que tanto el grupo que consumió cerveza como el que consumió agua siguieron una dieta cardiosaludable rica en frutas y vegetales. No obstante, en el grupo de cerveza aumentó más elcolesterol HDL (colesterol bueno) y disminuyó por contra el LDL (colesterol malo), además de registrarse una mayor actividad antioxidante.