Mesoplastia facial

Mesoplastia facialLa mesoplastia facial es una técnica de medicina estética que permite rejuvenecer el rostro sin cirugía.

Durante una mesoplastia facial se infiltran en la piel mediante inyecciones una serie de sustancias como el ácido hilaurónico, oligoelementos, vitaminas y silicio orgánico; en algunas ocasiones se inyecta solamente ácido hilaurónico.

En general, la técnica de la mesoplastia consiste en tres sesiones espaciadas cada quince días y un par de sesiones más espaciadas cada cuatro semanas. Cada sesión se suele dividir en tres etapas de veinte minutos de duración cada una: en la primera etapa se prepara al paciente con una crema anestésica, en la segunda etapa se inyecta en la piel el ácido hilaurónico o bien solo o combinado con los otros productos y en la última etapa se le coloca al paciente una mascarilla calmante y refrescante.

Beneficios de la mesoplastia facial

Con la mesoplastia se consigue atenuar las arrugas faciales, mejorar la flacidez de la cara, ralentizar el proceso de envejecimiento e hidratar la piel, entre otros beneficios.

Los resultados de la mesoplastia facial suelen durar un año, dependiendo de los hábitos de la persona tratada; por ejemplo el consumo de alcohol y tabaco reduce su duración y eficacia. La mesoplastia puede combinarse con tratamientos como peelings, luz pulsada o rellenos.