Maquillaje permanente

Maquillaje permanenteEl maquillaje permanente también llamado micropigmentación o dermopigmentación, consiste en la introducción en el tejido dérmico de pigmentos de distintos tonos.

La técnica es muy sencilla: con ayuda de unas microagujas se colocan los pigmentos en la zona deseada y en el color adecuado. El maquillaje permanente debe de ser realizado por un especialista y con absolutas garantías de higiene.

Los pigmentos utilizados son naturales, biocompatibles e hipoalergénicos; no pierden color y no se dispersan. Este técnica tiene un carácter temporal, con el tiempo los pigmentos serán absorbidos por la piel; pero suele permanecer inmutable uno dos años. Después con una serie de retoques y reconstrucciones se puede hacer que el efecto perdure. La duración del tratamiento depende de la zona que se esta tratando pudiendo ir desde los veinte minutos hasta más de dos horas.

Maquillaje permante: cejas, ojos, labios y más

El maquillaje permanente no sólo sirve para dar color a los labios, ojos o cejas, sino que también se utiliza para realzar rasgos o corregir imperfecciones. Con el maquillaje permanente se puede aumentar el contorno labial, disimular las arrugas de los labios, dar la forma deseada las cejas o dar más profundidad a la mirada mediante el uso de eye liner tanto en el párpado inferior como en el superior.

No debe utilizarse el maquillaje permanente sobre pecas o lunares, no se puede realizar durante el embarazo y los días posteriores al tratamiento no se debe exponer la zona tratada al sol.