Berenjena para adelgazar

La berenjena es un vegetal indicado en las dietas para adelgazar gracias a sus propiedades depurativas y desintoxicantes, que te ayudarán a adelgazar en el menor tiempo posible. Además, las berenjenas aportan pocas calorías por lo que se pueden consumir sin preocupación. Propiedades de la berenjena

Debido a las facultades de depuración y desintoxicación que tiene la berenjena te ayuda a reducir algunos kilos. Este fruto de origen natural contiene calcio, magnesio, vitamina C y una gran cantidad de fibra.

Si quieres sacar el mayor provecho, durante una semana debes acompañar un zumo natural para adelgazar a base de berenjena y zumo de naranja, con una dieta hipocalórica, puede ser una dieta de 1000 o 1200 calorías. Con este jugo que indicamos no solo bajarás de peso, sino que te favorecerá en el tratamiento de la celulitis y la reducción del colesterol de la sangre.

La berenjena ofrece múltiples culinarias: además de la clásica crema de berenjena, se pueden preparar al horno con bechamel o incluso empanar y freír con poco aceite en una sartén o plancha.

Zumo de berenjenas para adelgazar

El zumo de berenjenas para bajar de peso se puede elaborar de la siguiente manera:

  • 1 berenjena grande o 2 berenjenas medianas
  • 2 naranjas

Para prepararlo comienza dividiendo la berenjena en 7 partes iguales. Luego, introduce 1 de las siete partes en un recipiente con el zumo de 2 naranjas. Licua y bébelo en el desayuno. No debes comer nada hasta el almuerzo.

Ten presente que para adelgazar debes tomar este zumo y llevar una dieta hipocalórica. Así también, siempre reemplazarás tu desayuno habitual por uno donde sólo tomarás este zumo de berenjena.

No olvides la práctica de ejercicios físicos todos los días y beber abundantemnte agua. Además, si tu propósito es bajar de peso y alcanzar un peso correcto, debes saber que algunos alimentos en exceso deben ser eliminados de tu dieta, como por ejemplo las grasas y los azúcares.

¿Por qué estoy gorda?

Esta es la terrible pregunta que muchas mujeres se hacen: ¿por qué estoy gorda?. Muchas de las causas del sobrepeso y de la obesidad no están relacionadas tanto con el metabolismo como con funciones neurológicas y las reacciones en el cerebro de una persona ante la comida y ciertos tipos de alimentos.

También existe diferencia entre hombres y mujeres a la hora de captar el estímulo de la comida ya que los problemas de alimentación son más frecuentes en las mujeres ya que tienden a responder de una manera más emocional ante la comida.

Actualmente se conocen 32 genes de la obesidad pero resulta determinante la manera en que los genes se comunican con el medioambiente. Los factores ambientales son los que han disparado la obesidad ya que la genética no es más que un 50% del origen del problema.

Nutrición personalizada

La nutrición personalizada o Nutrigenética permitirá a raíz de un análisis de saliva conocer nuestra disposición genética a los alimentos y recomendar lo que debemos comer y lo que no. De todas formas, una dieta sana es fundamental al igual que saber alimentarnos para prevenir la obesidad y las enferemedades derivadas.

Consejos y trucos para perder peso

Si lo que deseas es perder peso de manera efectiva y saludable la mejor alternativa es sin lugar a dudas una dieta sana y equilibrada. De esa forma es posible perder peso rápidamente sin poner en riesgo la salud y sin volver a recuperar el peso perdido.

Sigue los consejos y trucos que aquí presentamos para mejorar tu silueta.

  • Siéntese a comer dedicando el tiempo que merece, sin estrés ni prisas. La sensación de saciedad no suele aparecer hasta 15 minutos después de haber empezado a comer.
  • Vigile el tamaño de las porciones. En vez de dejar la fuente en la mesa, sirva la comida emplatada, es decir, en su plato. De esa manera comerá menos cantidad.
  • La sobremesa hablando con amigos o familia en una mesa con alimentos hará que comamos mucho más; haga la sobremesa con un café, sin dulces, galletas o chocolates alrededor.
  • Para evitar la retención de líquidos debe aumentar en su dieta diaria el consumo de frutas, verduras, hortalizas y beber adecuadamente (alrededor de 2 litos al día).
  • Acompañe sus platos con salsas caseras en vez de preparadas. La comida preparada contiene mucha sal y muchas calorías.
  • Realice 5 comidas al día para evitar los ataques de hambre: desayuno, tentempié a media mañana, almuerzo, merienda y cena.
  • Y recuerde que la mejor forma de adelgazar es aumentar el gasto de calorías. Para eso debe realizar ejercicio físico: bailar, caminar, correr, montar en bicicleta, subir escaleras o incluso realizar tareas domésticas.

 

Claves para no engordar

Todos sabemos lo difícil que resulta adelgazar. Pero no resulta más sencillo no ganarlo: repasamos las claves para no engordar y mantener en el peso ideal. Cuando se acerca los meses de verano la presión por no coger kilos y entrar en el bañador se acrecienta.

El buen tiempo invita a hacer más actividades al aire libre, comer ensaladas y alimentos frescos. Hay que aprovechar este tipo de actividades al aire libre para quemar calorías, mantener la linea y mejorar nuestra salud.

  • Los paseos por la playa o la montaña y las caminatas o los juegos con los niños son una excelente oportunidad para realizar ejercicio físico.
  • Ya sea en casa o en el trabajo, es posible organizarnos para comer cinco o seis veces al día; de esa manera mantenemos nuestro organismo activo durante todo el día y evitamos los atracones durante las comidas; la fruta, los zulos, las infusiones o los yogures desnatados son alimentos nutritivos y bajos en calorías para tomar entre las comidas.
  • Haga frío o calor, es importante mantener nuestro cuerpo hidratado; es necesario beber agua varias veces al día aunque no sintamos sed; evitar los refrescos y las bebidas alcohólicas ya que tienen un alto contenido de calorías.
  • Cuidar el equilibrio mental para evitar que comamos por culpa de los nervios o la ansiedad; para ello es necesario realizar algún tipo de actividad física, practicar yoga o meditación.

Evitar el hambre antes de las comidas

Cuando se sigue una dieta es difícil evitar el hambre antes de las comidas. Para ello podemos tomar un vaso de agua o una taza de caldo y evitar así comer demasiado cuando llega la hora de la comida.

El peso de una persona depende de muchos factores: la elección de los alimentos, la forma de cocinarlos, el tamaño de las porciones, la edad, el sexo, componentes genéticos de cada person o la cantidad de ejercicio físico que se realiza a diario.

Comer menos y hacer más ejercicio

En cualquier caso, comer menos y hacer más ejercicio son las claves para adelgazar. Estar a dieta significa reducir los alimentos con muchas calorías, tomar la cantidad de calorías apropiadas para no aumentar de peso y realizar ejercicio físico para ir quemando el exceso de grasa, todo ello siguiendo una dieta equilibrada que evite que pasemos hambre.

Hacer dieta sin pasar hambre

Pero la realidad es distinta y muchas de las dietas nos hacen pasar hambre entre las comidas. Para evitar llegar a las comidas con mucha hambre y comer demasiado, se puede beber un vaso de agua o un tazón de caldo con el objetivo de reducir o cortar el hambre antes de comer. Se puede tomar justo antes de cada comida o mejor aún entre comidas, para de esa forma mantener activo el metabolismo e incrementar el gasto calórico total al final del día.

Comer cinco veces al día

Los nutricionistas recomiendan comer cinco veces al día. Cualquier dieta sana debe realizase mediante tres comidas importantes (desayuno, comida y cena) y dos ligeras (a media mañana y a media tarde).

Hay que tener en cuenta que lo que engorda no es comer sino lo que comemos. Además, lo más importante es el total de calorías diarias que tomamos, ya sean repartidas en cuatro, cinco o incluso más comidas. Sin embargo, es aconsejable hacerlo en cinco comidas.

Esto se debe principalmente a dos factores:

  1. al comer de forma moderada cada 3 ó 4 horas mantenemos activo el metabolismo, incrementando así el gasto calórico total del organismo al final del día
  2. un tentempié cuando surge el hambre entre horas evita comer más en la siguiente comida

Los nutrientes

Los alimentos que consumimos proporcionan al organismo energía (calorías) a través de tres nutrientes fundamentales: los hidratos de carbono, las grasas y las proteínas. La cantidad de energía que necesitamos diariamente viene marcada por distintos factores como la edad, el sexo, la talla o el ejercicio físico realizado.

Todos y cada uno de los nutrientes son necesarios ya que realizan diferentes funciones en nuestro organismo: los hidratos de carbono son fundamentales para que el cerebro y los músculos funcionen correctamente; las grasas, son portadoras de los ácidos grasos esenciales y de las vitaminas A, D, E y K; por último, las proteínas se emplean para construir nuestro cuerpo (piel, huesos, músculos, …) y para reparar lo que se va desgastando.

Qué comer a media mañana y a media tarde

Saciar el hambre a media mañana y a media tarde con alimentos demasiado calóricos puede echar a perder todos los esfuerzos realizados hasta ahora. A continuación te damos una lista de alimentos tentempié:

  • la fruta fresca es como siempre la mejor opción; las frutas aportan agua, vitaminas y antioxidantes naturales y la lista es larguísima: plátano, manzana, pera, naranja, melocotón, fresas, melón, uvas, …
  • zumos naturales o preparados bajos en calorías; no es necesario azucararlos si utilizas fruta madura o si vienen preparados
  • si te gustan las verduras frescas no te lo pienses más: una zanahoria, unos tomates cortados, un pepino, una ensalada ya preparada en bolsa o un poco de apio
  • yogures y yogures líquidos desnatados, ya sean los habituales o los nuevos de soja; al ser descremados o 0% materia grasa son bajos en calorías y además aportan calcio
  • las barritas de cereales para el control del peso son ideales para tomar a media tarde; quitan el hambre y tienen poquísimas calorías (normalmente entre 50 y 75 kcal por unidad)

Se puede acompañar el tentempié de media mañana y media tarde con agua, té verde, café, leche descremeda o un batido para el control del peso¡

Pro-t-action: adiós a las caries de manera natural

La controversia sobre si comer ciertos alimentos o mejorar los hábitos de higiene dental pueden detener las caries llega a su fin tras el descubrimiento de pro-t-action®, un producto a partir de microorganismos probióticos desarrollado por la empresa alemana BASF.

Cómo se forman las caries

Las caries dentales se forman por bacterias presentes en la cavidad oral, como la Streptococcus mutans, al convertir el azúcar de los alimentos en ácidos. Estos ácidos finalmente destruyen el esmalte dental reduciendo los minerales esenciales que protegen los dientes y por lo tanto conduce a las lesiones o cavidades dentales comúnmente conocidas como caries.

Pro-t-action para la eliminación de las bacterias causantes de las caries

El producto desarrollado por BASF tiene como ingrediente activo el L. paracasei, familia de los organimos presentes en los yogures y con una capacidad única para elimiar de manera muy precisa las bacterias que causan las caries. Cuando pro -t -action® se encuentre presenta en la boca las bacterias pueden ser expulsadas de la cavidad oral por deglución normal o aclarado. Lo más increíble de este prodcuto es que es suficiente que esté presente en la boca durante diez segundos para actuar correctamente. Por si fuera poco, pro-t-action® es absolutamente insípido, inodoro, de pH neutro y beneficioso para la cavidad bucal ya que ayuda a mantener la microflora saludable.

Este producto lo ha desarrollado la empresa BASF en colaboración con OrganoBalance GmbH. El proceso de producción ha sido patentado y permite que el ingrediente activo se pueda integrar fácilmente en productos de consumo cotidiano, como pasta de dientes, enjuagues bucales, caramelos, pastillas y chicles indicados para el cuidado bucal diario.

Adelgazar comiendo pan

El pan es un alimento prohibido en muchas dietas para adelgazar; sin embarog, es posible adelgazar comiendo pan ya que el pan es un alimento básico de nuestra dieta.

Una dieta equilibrada debe componerse de un 40% de hidratos de carbono, un 30% de proteínas y un 30% de grasas. Por eso es aconsejable tomar 100 gramos de pan al día repartidos en varias comidas.

El pan, junto a los cereales, la pasta, el arroz, las patatas y las legumbres, aporta la mayoría de los hidratos de carbono necesarios para nuestro organismo.

Calorías del pan

Por si fuera poco, 1 gramo de hidratos de carbono representa cuatro calorías, mientras que un gramo de proteínas o de grasas representa más del doble: nueve calorías. Queda entonces claro que el pan no es lo que más engorda.

El pan es rico en almidón, vitaminas del grupo B, ácido fólico, proteínas de origen vegetal, minerales (sodio, potasio, magnesio, fósforo y selenio) y contiene muy pocas grasas. El pan integral contiene además fibra.

Consejos para una alimentación sana

Con los siguientes consejos para una alimentación sana se consigue adelgazar y mantener el peso durante toda la vida.

Pero además, se siguen las pautas nutricionales para vivir con más salud y mejor calidad de vida.

 

  • La dieta debe ser variada y rica en alimentos que sean diuréticos/drenantes: piña, fresas, sandía, frutos rojos, arándanos, calabacín, calabaza, espárragos, avena o perejil.
  • Tomar con frecuencia infusiones a base de cola de caballo, frutos rojos, té…
  • Consumir productos lácteos enriquecidos en calcio para prevenir la osteporosis.
  • Comer alimentos ricos en hidratos de carbono complejos y fibra (verduras, cereales integrales, legumbres,…).
  • Evitar el abuso de productos con altos contenidos en azúcares simples y grasas (bebidas refrescantes, bollería, dulces).
  • Dieta baja en grasas y en sodio.
  • Escoger cortes magros de carnes y seleccionar preferiblemente pescados grasos.
  • Evitar las frituras, rebozados y empanados.
  • Tomar soja para disminuir los sofocos.
  • No merendar ni cenar productos ricos en azúcares y grasas: alteran el sueño y el descanso.
  • Beber unos 2 litros de agua al día, fundamental para la deshidratación de la piel.
  • Evitar fumar y limitar el consumo de alcohol.

Cómo perder peso sin dejar de comer

Si te preguntas cómo perder peso sin dejar de comer, deberías saber que además del tamaño de las porciones es importante también conocer qué alimentos nos van a ayudar a perder peso.

1 ¡Come más! No te engañes, porque el artículo se refiere a más alimentos saludables y bajos en grasas, no a comida basura. ¡Esta puede ser tanto una hamburguesa como esas galletas que siempre has comprado! Añadir un montón de verdura y fruta a tu dieta resultará de gran ayuda. Asimismo, beber “bouillon,” un caldo Haitiano hecho con agua purificada, te ayudará a sentirte lleno.

2 ¡Haz ejercicio todos los días! Este podría ser el paso que más cuesta dar, así que lo que puedes hacer es empezar despacio e ir aumentando de forma constante la cantidad de ejercicio. Por ejemplo, sal a caminar hoy durante 10 minutos y repítelo toda la semana. La próxima semana, camina el doble de tiempo. ¡Puedes adelgazar así! Lo más importante es aumentar tus pulsaciones y ¡empezar a hacerlo ya!

3 Da rienda suelta a tus tentaciones alguna vez. Venga, tómate ese donut o esa porción de pizza pero, antes de hacerlo, bebe unos cuantos vasos de agua y cómete una ensalada de verduras crudas, del tipo pepino, apio, zanahorias y tomates. Te llenarán y te quedará muy poco sitio para la “comida basura”.

4 Consume alimentos que no tengan calorías. Hay dos cosas que comes y bebes normalmente y que no contienen calorías: el agua y la fibra. Cuanta más cantidad de estas introduzcas en tu dieta, mejor estarás. Por ejemplo, puedes comer casi medio kilo de ensalada de hoja verde con verduras crudas variadas (zanahorias, lombarda, apio, brécol, cebolla, etc.) con un aliño bajo en calorías o sin calorías y en total solo habrás ingerido entre 100 y 150 calorías. Esto se debe al alto contenido en agua y fibra de la ensalada y a las pocas calorías del aliño. Y otra cosa, come mucho apio; solo tiene 8 calorías y, maravilla de las maravillas, se necesitan más de 8 calorías para digerirlo. Así que, comiendo apio, ¡estás de hecho QUEMANDO calorías! No es mucho, unas 2 calorías por cada tallo de unos 20 cm, pero seguro que daño no hace.

5  Evita las bebidas gaseosas todo lo que puedas. En su lugar, toma refrescos basados en agua con sabores o té helado sin edulcorar. La cafeína de bebidas bajas en calorías, como el café solo o el té sin azúcar, acelera el metabolismo y hace que quemes más calorías. Demasiada cafeína tiene efectos perjudiciales para la salud, así que, si decides consumirla, hazlo de forma razonable.

6  Cuida tus hábitos a la hora de comer. Utiliza siempre cubiertos y siéntate a la mesa. Esto evita que comas de manera desordenada. Tomar los alimentos con las manos implica que, con cada bocado, te llevas más comida a la boca. No olvides comer despacio y parar cuando estés lleno. De forma similar a lo dicho en el paso anterior, si no puedes parar, ¡bebe! ¡Es posible que tu cuerpo tenga sed, no más hambre!

7  ¡Fracciona tu dieta! Haz más comidas menos abundantes, en lugar de 3 comidas grandes al día. Si tomas entre unas 100 y 150 calorías cada dos horas, tu cuerpo mantiene un funcionamiento elevado del metabolismo. Esto te permite quemar más calorías que las que te ahorrarías tomando solo 3 comidas diarias (1).

8  ¡Registra lo que comes! Esta es una práctica simple pero muy potente a la hora de abrirte los ojos respecto a tu seguimiento del régimen que te has propuesto. Solemos pasar por alto el picoteo que hacemos entre comidas y tendemos por ello a pensar que nuestra dieta no está funcionando. Sin embargo, lo cierto es que hacemos muchas cosas insignificantes que pueden realmente afectar a nuestro plan. Por ejemplo, te puedes saltar el desayuno 3 veces en semana sin darte cuenta siquiera. Numerosos estudios señalan que, si desayunas, tiendes a ingerir proporcionalmente menos calorías durante el resto del día. Sin un registro puede parecerte que estás haciéndolo todo bien y que aún así tu régimen de adelgazamiento se convierta en un miserable fracaso.

9  ¡Haz que fruta y verdura sean parte esencial de tu dieta! Si no es así, ha llegado el momento de pararse a pensar. Los estudios realizados muestran que la fruta y la verdura pueden desempeñar un importante papel en la pérdida de peso. Esto se debe a su alto contenido en agua y fibra y a su bajo aporte energético.