Adelgazar durmiendo

¿Cómo es posible adelgazar durmiendo? Si tiene unos kilos extra que quiere perder, póngase el pijama, elija su mejor colchón y empiece a perder esos kilos molestos de la manera más sencilla: durmiendo.

Los adultos suelen adolecer de falta de sueño y por lo tanto disminución de la energía. Y la falta de sueño puede acabar por convertirse en un problema de exceso de peso e incluso obesidad.

1. Cuando usted duerme mal, come mal

Cuando estamos cansados, es más difícil de evitar los alimentos que no nos convienen. En este caso, la comida se convierte en un anti-estrés y nos da la sensación de estar descansado y tener más energía. Es un error: los alimentos no pueden compensar la falta de sueño.

2. Cuanto más estresado está, más engordamos

El estrés y la tensión a la que nos enfrentamos a lo largo del día puede dar lugar a períodos de insomnio. Para superar estos problemas, nuestro cuerpo adopta medidas de emergencia tales como aumentar las reservas de grasa corporal para hacer frente a posibles dificultades.

3. Al dormir poco ingerimos más calorías

Si después de comer se siente todavía con ganas de picar algo, trate de dormir una siesta y verá que al despertarse la sensación de hambre se ha ido.

4. Se adelgaza mientras se duerme

Cuando dormimos, nuestro cuerpo libera la hormona del crecimiento, especialmente en los niños. Esta hormona contribuye a perder grasa de manera natural.