Para las personas que no quieren renunciar a su sabor, existen embutidos que no engordan o bien engordan menos.

El principal problema de los embutidos es su alto contenido en grasas y su aporte elevado de calorías. Por ello, los embutidos quedan apartados de casi todas las dietas. Sin embargo, dependiendo de la procedencia de la carne el contenido en grasas y calorías puede variar considerablemente.

Los embutidos que menos engordan

Embutidos que no engordanEstos son los embutidos que menos engordan y que pueden formar parte de nuestra dieta:

  • El pollo cocido y el pavo cocido (también llamado pavo frío) son los embutidos que menos engordan ya que su carne de ave es rica en proteínas y baja en colesterol y grasas, las cuales prácticamente han desaparecido durante el proceso de cocción.
  • A continuación tenemos el jamón cocido elaborado a partir de jamones enteros. Si los jamones son de primera calidad y no se han añadido gelatinas, harinas o aditivos, durante la cocción gran parte de la grasa del jamón ha desaparecido con lo que se trata de un jamón mucho más ligero.
  • El jamón curado (conocido también por jamón serrano o jamón ibérico) tiene un bajo contenido de grasas saturadas. A pesar de contener un número elevado de calorías y proteínas, el jamón contiene ácidos grasos insaturados con efectos beneficiosos para luchar contra el colesterol. Hay que tener presente que el jamón tiene menos grasas que la paleta. De todas formas, debe consumirse con moderación.

Por otro lado, el embutido de tipo fiambre eleborado a partir de carne de menor calidad, el lomo o el chorizo, contienen mayor número de calorías y las grasas son de menor calidad. Por ello, deben reducirse notablemente en nuestra dieta.